Utilizamos cookies y no lo escondemos
leyendadelparamo.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Si sigues navegando consideramos que aceptas su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella.
Cerrar

Anímate a entrar en nuestra tienda virtual y selecciona los vinos que más te gusten, se irán añadiendo a tu cesta y podrás comprobar fácilmente la cuantía acumulada de tu compra. Pulsa en "Realizar compra" y empieza a disfrutar....

Realizar compra

Contenido de la cesta

La cesta está vacía
Tabla para la tienda virtual de Leyenda del Páramo
Uds. Artículo Precio ud. Importe


Borrar pedido Ver la cesta ›› Subtotal: 0 €
Inicio > UN VASO DE VINO AL DÍA, EL MEJOR PROTECTOR FRENTE A LA DEPESIÓN

Un vaso de vino al día, el mejor protector contra la depresión.

EtiquetasFecha de publicación: 18/11/2014
Adaptado del artículo publicado por ABC el 30/08/2013
Para preservar nuestra salud mental un grupo de investigadores españoles recomienda beber un vaso de vino al día. Pero, matizan, solo aquellos que son bebedores; los abstemios, señala Miguel A. Martínez-González, director de este trabajo y catedrático de la Universidad de Navarra, “mejor que sigan sin tomar alcohol, porque no debemos olvidar que también tiene efector perjudiciales”.
La recomendación de beber un vaso de vino al día, más concretamente entre 2 y 7 copas de vino por semana, surge de los resultados del seguimiento de 5.505 personas, que forman parte del Estudio Predimed, durante 7 años, llevado a cabo para determinar la relación entre el consumo de alcohol –sobre todo el vino- y la incidencia de depresión. 
Explica Martínez González que únicamente estudiaron a aquellos voluntarios que, al inicio del estudio, nunca habían padecido una depresión ni habían tenido problemas relacionados con el consumo de alcohol. Y, destaca, “es uno de los pocos trabajos en el que se ha medido repetidamente, una vez cada año, el consume de alcohol de los participantes”. 
Patrón mediterráneo
Los resultados, que se publican en BMC Medicine, demuestran que las personas que bebían cantidades moderadas de vino eran menos propensas a sufrir de depresión. En concreto, detalla el investigador español, las tasas más bajas de depresión se observaron en el grupo de individuos que bebían entre 2 y 7 copas de vino a la semana. “Y-matiza-, el consumo de vino siempre se hacía dentro de un patrón mediterráneo, que se basa en pequeñas cantidades diarias y no como hacen ahora los más jóvenes. Si no bebe, no tiene porque empezar ahora”, añade.
La relación del vino y su papel protector frente a enfermedades cardiovasculares es algo que ya se ha demostrado profusamente a través de múltiples estudios, entre ellos el Predimed. Lo que ahora se ha visto, señala Martínez-González, es que determinadas cantidades de consumo de alcohol “podrían ejercer cierta protección frente a la depresión de una manera similar a lo observado en la enfermedad cardíaca” y añade: ”Se cree que la depresión y la enfermedad cardiovascular comparten mecanismos comunes”.
Además, añade el investigador, estudios previos han sugerido que los compuestos no alcohólicos del vino, como el resveratrol y otros polifenoles, pueden tener efectos protectores sobre ciertas áreas del cerebro, por su función antiinflamatoria y antioxidante. “Y eso –comenta- es en lo que estamos trabajando: en el deterioro cognitivo, en la salud mental. Aunque de momento solamente podemos confirmar el papel protector de la depresión”.
Este papel protector del alcohol, especialmente del vino tinto, blanco y en menor medida la cerveza, podría explicar las diferencias en la incidencia de depresión entre los países europeos, con niveles más bajos como en España, Italia o Grecia y mayores en los países del norte de Europa. 
En cualquier caso, concluye, “en un tema tan delicado, no se trata de recomendar el consumo de alcohol a los que no beben, pero sí de aconsejar a los que lo hacen que lo hagan dentro del patrón de la dieta mediterránea”.

 

LAS CLAVES DE LA INVESTIGACIÓN
Menor riesgo
Beber de 2 a 7 copas de vino a la semana se asocia con un menor riesgo de desarrollar depresión.
Metodología
El trabajo constó de exámenes médicos, entrevistas con dietistas y una amplia variedad de cuestionarios.
Muestra
El estudio tuvo un seguimiento de siete años de seguimiento. Durante ese período se analizó a bebedores de entre y años con consumos ligeros y moderados de alcohol.
Sin enfermedades previas
Solo se analizó a aquellos pacientes que al inicio del estudio no habían padecido ni depresión ni habían tenido problemas previos relacionados con el consumo de alcohol
No para los abstemios
Los investigadores recomiendan que para preservar la salud mental se beba un vaso de vino al día, excepto para los abstemios.
Salud mental en riesgo
Investigaciones previas apuntan que consumos intensos de alcohol conducen a problemas de salud mental, como la depresión.
Efectos protectores
Los compuestos no alcohólicos del vino, como el resveratol y otros polifenoles, pueden tener efectos protectores sobre ciertas áreas del cerebro por su función antiinflamatoria y antioxidante.

Comentarios

0 Comentarios
Escribe un comentario
Escribe un comentario
Captcha
¿No puede leerla? Prueba con otra palabra